jueves, 29 de julio de 2010

Funciones De Un Productor Radiofónico

· Debe ser político, saber las políticas de su empresa sin que esto afecte sus principios, su ética ni sus intereses, y desde luego, los de la estación para la cual trabaja.

· Debe tener amplia capacidad y disposición para el trabajo de equipo: formar un sólido grupo entre el conductor o conductores de su programa y el operador porque todos tienen mucho que ver en la transmisión o grabación.

· Debe saber tomar decisiones: para salir airoso de cualquier contingencia

· Debe estar al tanto de su equipo técnico

· Debe ser previsor ante cualquier contingencia, el productor debe estar preparado.

· Debe planear y evaluar su trabajo

· Debe ser responsable

· Debe ser exigente

· Debe ser atento

· Debe ser práctico

· Debe ser ordenado

· Debe ser organizado

· Debe ser humilde

· Debe ser estudioso

· Debe ser radioescucha de tiempo completo

· Debe ser juez y parte

· Debe escuchar música siempre

· Debe tener oído radiofónico.

Para Quienes Se Inician Como Productores:

· Antes de preocuparse por la voz, la música, los efectos o el formato, preocuparse por dominar los nervios

· Tomar distancia de los problemas con los que se llega a la emisora. Una vez se esté frente al micrófono, concéntrarse en lo que se va a decir y en como se dirá. Dejar los problemas personales tras la puerta de emisión

· La radio es oral. Sin embargo, el público se aburre de un discurso largo, sin pasiones, melancólico, etc. Procurar hablar no más de 2 minutos. Ceder la palabra, hacer énfasis con una canción, subir la cortina, etc.

· En cuanto a la lectura. Es mejor hablar para el oyente, que leer de manera fría. No aburrir a los oyentes con lecturas que ni siquiera dicen nada a quien realiza el programa. Además, si se hace, procurar usar correctamente los signos de puntuación

· Organizar la participación. No dar vueltas, no hablar en círculos, no repetir palabras, ser preciso y conciso

· En términos generales, la gente suele cambiar su forma de hablar cuando está frente al micrófono. No renuncie a su personalidad. Siga siendo usted mismo. No imitar a otros o hacer impostaciones de voz. Recuperar la naturalidad, la frescura de las palabras. No buscar términos que no se manejen y no quiera impresionar a los demás. No lucirse, comunique.

· ¿Está aburrido con el programa que produce? Bueno... que dirán sus oyentes. ¿Cómo se sentirán? Por justicia

· ¡Cambie!

· Procurar un lenguaje adecuado al público al que está dirigido el programa. No rebuscar palabras que los jóvenes no entiendan o utilizar palabras de adultos para un público infantil. El niño que habla como un adulto, ya ha perdido parte de su ser infantil

· Entregar cifras redondas y porcentajes globales

· No basta con que se tenga un guión bien definido. Hará falta pasar lo escrito a lo oral con un lenguaje colorido, dinámico y creativo. Adiós a más de lo mismo

· Utilizar la música como un elemento de enganche para los programas y ubicar las cortinas en los momentos más importantes del mismo

· El productor de radio suele contentarse con 10 0 20 llamas a su programa. Pero... que significa este número en medio de 2.000.000 millones de habitantes?

  • Salir de la rutina. Utilizar nuevas voces, formatos, entrevistas, opiniones, música, efectos y miradas sobre la realidad que acompaña a la comunidad, vereda o ciudad.